Original

LOGO 2013 con promo

¿Original o Progresista?

Por Fabián Ruiz

John Stott describe en su libro “Las controversias de Jesús” un episodio de la vida de Billy Graham con estas palabras:

“Cuando Billy Graham dirigía una cruzada de evangelización en Los Ángeles en agosto y setiembre de 1963, la revista Time citó el comentario de un ministro episcopal que dijo: “Creo que desea hacer retroceder a la iglesia unos 50 años.” Billy Graham hizo referencia a ese juicio en una disertación dirigida a pastores en Los Ángeles y comentó: “Por supuesto, estoy un poco desilusionado. Yo he procurado retrocederla 1.000 años”. ¡También podría haber dicho “mil novecientos!”

El verdadero espíritu de esta corriente cristiana que hoy llamamos evangélica es una pasión por volver una y otra vez al original.  Hay un faro encendido que iluminará a la iglesia en todo su trayecto y es el testimonio poderoso de Jesús y la iglesia del Nuevo Testamento.

Para el pensamiento actual, que permea la mente de tantos cristianos, lo correcto es avanzar, progresar dejando atrás todo lo que pertenece al pasado. Los formadores de opinión, locutores y periodistas, celebran cuando la iglesia se aggiorna  a los avances que ellos mismos han pergeñado lejos de Dios. Nadie esta preocupado por obedecer a Dios, pero a muchos les encantaría que Dios les obedezca.

Aun dentro de los cristianos surge una y otra vez un culto a la novedad. Los pastores son sentimos seducidos con facilidad por todos aquellos seminarios y libros que prometen revelarnos “lo que hasta ahora nadie ha dicho”. E imitando ese espíritu progresista imaginamos que el bien de la iglesia esta en la novedad.

Sin embargo, para los evangélicos lo correcto, lo eficaz, lo poderoso será siempre lo ORIGINAL. Cuanto mas cerca estemos de ese original que es el movimiento de Jesús, mas cerca de capturar su poder y sus frutos.

Ser original no tiene que ver con las formas, tales como vestimentas, música o tradiciones. Como dice John Stott: “Lo antiguo necesita una comprensión renovada.. y una aplicación renovada.” Ser original tiene que ver con creer sin reservas en el mensaje inalterable del evangelio, y atreverse a cambiar arriesgadamente, una y otra vez la manera de proclamarlo.

Original es ser bíblico. A los pastores nos encanta escribir libros. Cuando veo los que yo mismo he escrito, siento que algo bueno he logrado hacer. Pero la verdad es que Dios nunca nos pidió escribir libros sino mas bien leer y practicar el que Él escribió: La Biblia.

Original es volver a Jesús. El es la piedra de escándalo de todas las culturas y todos los tiempos. Sus enseñanzas y su vida ponen en juicio todas nuestras grandes ideas y empresas.

Original es depender del Espíritu. Todos los dones, todas las operaciones y todos los ministerios que el Espíritu derramó sobre su pueblo para la misión son vigentes hoy.  Con humildad nos toca reconocer que estamos lejos de las hazañas de los cristianos del primer siglo. Con valor y santidad debemos desearlas hasta el último de nuestros días.

Estoy convencido de esto: El avivamiento no viene de la novedad de nuestros inteligentes descubrimientos, sino de hacer nueva la experiencia de todo aquello que desde el faro de la cruz se desato para todas las generaciones.

Pablo decía: “​En cuanto a mí, que nunca me jacte de otra cosa que no sea la cruz de nuestro Señor Jesucristo. Debido a esa cruz, mi interés por este mundo fue crucificado y el interés del mundo por mí también ha muerto. “ Gálatas 6:14 (NTV)

En la iglesia de la Alameda hemos vivido en estos últimos años un tiempo de crecimiento inesperado bajo la gracia de Dios.  Cuando alguien pregunta de los porqués, nuestra única respuesta es: Intentamos imitar lo más que podemos al Original, a Jesús.

Haz tuya esta oración: “Señor, líbrame del culto a la novedad. Dame la fe para creer en el testimonio inalterable de tu Palabra y de Tu cruz. Dame el valor para hacer todos los cambios que se requieran para experimentarlo.”

Conferencia de Pastores 2013

LOGO CIONFERENCIAS MENDOZA 2013

Simple pero poderoso

por Fabián Ruiz

“Pues no me avergüenzo de la Buena Noticia acerca de Cristo, porque es poder de Dios en acción para salvar a todos los que creen,a los judíos primero y también a los gentiles.” Romanos 1:16 (NTV)

El evangelio por definición es sencillo, y la clave de su poder es mantenerlo así. La iglesia del primer siglo experimento un gran crecimiento, con la fuerza del Espíritu, simplemente creyendo y experimentando su poder. Pero en nuestra torpeza pensamos que este ahora milenial mensaje y su plan de misión necesitaría alguna ayuda de nuestra parte.

Un cuento dice que un par de vacas pastaban en un campo cercano a una ruta. En ese momento pasa un cambión tambero llevando leche para la envasadora. El camión promocionaba la marca de aquella leche con la siguiente leyenda: “Leche…, pasteurizada, homogeneizada, ultra filtrada, con agregado de hierro y vitaminas.” Ante tanto intento de mejoras, se miraron una a la otra y se dijeron: “¿Tan mal la hacemos?”

Los mismos apóstoles enfrentaron las críticas de aquellos que cuestionaban el mensaje del evangelio como demasiado simple. El apóstol Pablo tuvo que aclarar ante ellos su convicción: “Pues no me avergüenzo de la Buena Noticia acerca de Cristo, porque es poder de Dios en acción para salvar a todos los que creen, a los judíos primero y también a los gentiles. ” Romanos 1:16 (NTV).

El apóstol Juan tuvo que enfrentar a aquellos que pretendían una versión más iluminada, más intelectual o más esotérica de la fe cristiana, advirtiendo a los hermanos de la fe que ningún conocimiento supuestamente superior les era necesario: “Pero ustedes tienen al Espíritu Santo, que Cristo puso en ustedes. Por eso no necesitan que nadie les enseñe, pues el Espíritu de Dios les enseña todo;… sigan las enseñanzas del Espíritu Santo, y manténganse siempre unidos a Cristo.” 1 Juan 2:27 (TLA)

Estoy convencido de una premisa: Cuanto más simple mantengamos nuestra predicación, nuestro ministerio y nuestra iglesia, más cerca estaremos de experimentar el poder y el avivamiento de aquellos primeros cristianos.

Complicamos lo simple cuando como pastores nos cargamos de mil actividades y dejamos de hacer lo único que Dios nos demanda: “… Dijeron: -No es correcto que nosotros descuidemos la enseñanza de la palabra de Dios por estar administrando…. ” Hechos 6:2 (PDT)

Complicamos lo simple cuando inventamos para la gente tantas actividades, que aunque todo el mundo está cansado de trabajar en la iglesia, nadie está haciendo lo que Jesús ordenó: “Hagan discípulos” Mateo 28:19 (NVI)

Complicamos lo simple cuando permitimos que las demandas de una organización reemplacen los valores de la comunidad: “El amor que tengan unos por otros será la prueba ante el mundo de que son mis discípulos. ” Juan 13:35 (NTV)

Nos damos cuenta que hemos complicado lo simple cuando el ministerio ya no es un disfrute sino una carga: “Luego dijo Jesús: «Vengan a mí todos los que están cansados y llevan cargas pesadas, y yo les daré descanso. ” Mateo 11:28 (NTV)

En definitiva, complicamos lo simple cuando dejamos de creer en que Dios pueda hacer lo que dice que va a hacer.

Haz esta oración: “Señor, ayúdame a hacer solo aquellas simples cosas que esperas que haga, para ver los poderosos resultados que tu gracia puede hacer.”

Financiando el crecimiento

Cada vez que comenzamos a soñar el crecimiento que Dios puede derramar en nuestras iglesias nos enfrentamos a uno de los enemigos más intimidantes, la falta de dinero.

En cierta oportunidad alguien leyó el texto de Gálatas 5.1 aplicándolo a este desafío de manera que cambio mi óptica para siempre: “¡Jesucristo nos ha hecho libres! ¡Él nos ha hecho libres de verdad! Así que no abandonen esa libertad, ni vuelvan nunca a ser esclavos de nada.”

Cada vez que dejamos que el dinero sea quien diga si podemos o no hacer algo que evidentemente Dios quiere, estamos dejando que el dinero mande, que el dinero sea un límite para nuestro liderazgo, somos esclavos del dinero.

Admito que Dios ha trabajo mucho en mi mente para sacarme de tantos pensamientos equivocados acerca de su provisión para mi ministerio. Ahora sé que el Dios de la visión es el Dios de la provisión. Que nuestros problemas de dinero en realidad son problemas de visión y de fe.

 

 

 

Hoy en día estamos en el proceso de la edificación de un nuevo templo a construirse sobre 3300 metros cuadrados de propiedad céntrica, estamos sosteniendo de manera completa un matrimonio de misioneros en el África, becando los estudios universitarios de 10 estudiantes africanos, sin quitarle recursos al desarrollo integral de todos los ministerios de la iglesia.

Durante estos años Dios nos ha enseñado con gracia como recoger lo que ya nos ha dado. ¡Qué bueno hubiera sido saberlo desde el principio! Por eso nos encantaría compartirlo contigo para que también esta bendición te alcance.

 

Equipo de la Alameda

Celebremos la Recuperación Avanzado. Con una visita internacional.

Celebremos la Recuperación es un programa cristo céntrico para la recuperación de adicciones y hábitos compulsivos. Desde el consumo de droga al juego compulsivo, desde el alcoholismo a la codependencia, desde la pornografía a las secuelas de abuso. Aunque todas estas problemáticas parecen tan diferentes en realidad obedecen a una misma raíz de causa y por lo tanto requieren los mismos pasos de restauración.

 

CR retoma el modelo clásico de 12 pasos y le devuelve todo su contenido bíblico espiritual. El primer paso es salir de la negación, esto es reconocer que TODOS tenemos áreas de nuestra vida fuera de control, por lo tanto de alguna manera TODOS NECESITAMOS RECUPERACION.

 

Hay siete elementos esenciales de este programa que puedes aprender en el taller introductorio, pero esta ocasión recibiremos también la visita de Oscar Farfan, un líder del ministerio madre de este programa en Saddleback Church, California. Él nos guiara en el entrenamiento avanzado: Como guiar grupos abiertos, grupos de pasos y como ensamblar las partes para el fruto deseado.

 

En nuestra iglesia de la Alameda CR lleva ya 5 años de funcionamiento, actualmente más de 100 personas asisten cada viernes en diferentes temáticas para su recuperación. Un equipo de 30 hermanos lleva adelante el programa con pasión y entrega. Los testimonios más poderosos de cambio en la historia de nuestra iglesia han ocurrido aquí.

 

Aprovecha esta oportunidad de captar CR en su formato original y efectivo.

Te esperamos.

 

Equipo de la Alameda

El poder de la comunidad: La iglesia en las casas

La iglesia es gente compartiendo la vida juntos. El espíritu utilitarista de nuestra sociedad ha afectado el carácter de muchas iglesias. Nos une la actividad, los programas, proyectos pero no la amistad. El problema es que cuando tu iglesia pierde la amistad, pierde el alma que la sostiene.

Antes que los programas están las relaciones. La iglesia del nuevo testamento trata de personas compartiendo la vida, desarrollando relaciones profundas. Trata de una transformación integral. Por las casas compartían con sencillez cada aspecto de la vida, no había lugares secretos en esa convivencia.

He escuchado a muchos pastores lamentándose “Es imposible pedirle a la gente de mi iglesia que se encuentren entre semana”. Déjame decírtelo cortés pero firmemente: “Ya no tienes una iglesia

Lo que quiero decirte es que nunca te puedes rendir a la tarea de provocar el intento del Espíritu: Una comunidad de fe.

Hay quienes lo llaman “células”, “barcas” o “espigas”. Llámalo como quieras. En nuestra conferencia lo llamamos por el “genérico”: grupos pequeños.

¿Qué te parecería lograr que el 90% de tus miembros abran sus vidas unos a otros cada semana?

Desde hace 7 años vivimos esta gran aventura y hemos preparado un seminario solo para contarte todos los detalles y las estrategias para lograrlo.

El pastor Alejandro Biondi y su esposa Marta te compartirán de corazón a corazón este pastoreo de vida. Te esperamos. Pr. Fabian Ruiz

Conduciendo el Cambio

Saber que es lo nuestra iglesia necesita no es lo más difícil, lo verdaderamente difícil es implementarlo, es lograr que las cosas cambien. Después de muchos años de participar en conferencias y seminarios me he dado cuenta de un problema: Hay mucha gente lista para enseñarnos que deberíamos hacer con nuestras iglesias y ministerios pero pocos nos ayudan saber cómo hacerlo. Nos volvemos llenos de un entusiasmo que rebota con la resistencia natural de la gente a hacer verdaderos cambios.

Muchas veces hemos creído que todo se resuelve desde el pulpito. Que por predicar un emotivo mensaje acerca de algún tema, el cambio cultural en la iglesia ocurre al otro día. Nos decimos a nosotros mismos “¿Por qué la gente no cambia si ya lo se lo he dicho todo?”

La clave es que conducir el cambio es más que predicar, es aplicar el conocimiento de cómo liderar voluntades y corazones hacia un avivamiento.

En este seminario queremos compartir destrezas y principios simples y poderosos para que te muevas de ser solo un predicador y comiences a ser un conductor. Para que de una vez por todas puedas comenzar a verse hecho realidad lo que tanto soñaste, para que la visión que Dios te dio comience a convertirse en una realidad que de gloria a Dios en tu iglesia.

Será fantástico compartirlo juntos.

Te esperamos.

Pr. Fabian Ruiz

Navidad en la Alameda

Mientras muchos dormian llenos de ruido y comida, otros tenían su propia agenda, e incluso iglesias cerraban sus puertas, mas de mil personas llegaron a la Alameda en nochebuena y navidad para rendir adoración al único que la merece: Jesús.  A esta iglesia maravillosa le digo: gracías, a los que dedicaron este fin de semana a comunicar Su amor, les digo que: estoy orgulloso de todos ustedes, y a todos les regalamos una de las canciones que compartimos al celebrar Navidad en Navidad, Su cumpleaños en Su casa. ¡Que bueno fue hacer sonreir a nuestro Salvador!

http://youtu.be/X-CrWFZaPaA