El fin desde el principio

Siempre me ha impactado la vida de los grandes personajes de la historia. Esos hombres que lucharon por transformar su entorno, que dejaron un legado, esas personas gracias a quienes el mundo es un lugar diferente y mejor. Me apasiona discernir los principios que movilizaron sus vidas para aplicarlos a la mía.

Cuando observo a esas personas veo visión, veo amor y entrega por una misión. Pero dentro de toda esa batería de virtudes, observo una que es común a todos ellos: fueron hombres y mujeres que vieron el final desde el principio ¿Qué significa ver el final desde el principio? Significa tener la capacidad de ver el final deseado de nuestra vida, cuando apenas estamos comenzándola. Significa ver el edificio completo, con solo tener bocetado el plano. Ser hombres como Belgrano y San Martín, que vieron una américa soberana y libre décadas antes de librar la primera batalla. Ser un hombre como Mandela, que se vió liderando una nación, libre de la opresión y la desigualdad, aun estando preso en la celda más oscura. Ser como el Apóstol Pablo, quien vió el mundo iluminado por el Evangelio desde el primer día en que Dios visitó su vida. Ver el fin desde el principio significa tomar lápiz y papel, y comenzar hoy mismo a escribir con pasión y entrega la vida que anhelamos lograr.

Quizá estas palabras nunca lleguen a ser más oportunas que hoy, que estamos a punto de terminar un año. Este es un tiempo de balance y proyección. Es momento de dejar de lamentarte por lo que no hiciste, levantarte y comenzar a escribir el 2017 que deseas conquistar para tu vida, para tu familia, para cada uno de tus proyectos, para tu servicio a Dios.

Te propongo que durante los últimos días del año, hagas lo siguiente: piensa en el 2017 como si fuera el último año de tu vida. Piensa en 2017 como la última oportunidad de librar esas batallas que tenés por delante. Ese ejercicio te ayudará a evitar batallas absurdas, esa eterna tendencia humana a dedicar horas de nuestra vida a actividades carentes de sentido. Te ayudará a decirle “no” a lo urgente, y comenzar de decirle “si” a lo vital y trascendente para tu proyecto de vida.

¿Qué clase de persona deseas llegar a ser? ¿Cuál es tu próximo desafío de madurez por concretar este 2017? ¿Qué clase de familia deseas construir? ¿Qué proyectos estas postergando y necesitas comenzar este año?

No hay mejor lugar para terminar y comenzar un año que la Casa de Dios. La Biblia dice “encomienda al Señor tu camino, confía en Él  y Él actuará” (Salmo 37:5). Nadie está más interesado que Dios en regalarte un gran y maravilloso año, un puente para comenzar a vivir una aventura maravillosa. Aférrate a Él con todo tu corazón, y comienza junto a Él cada año.

Desde la Iglesia de la Alameda te invitamos este sábado 31 y domingo 1 a vivir dos celebraciones únicas. Es tiempo de desafiarnos, es tiempo de recorrer un Puente al Futuro.

Autor: pastor Abel Shwab.

 

Navidad, cuando Dios toca tu puerta

 

Navidad viene del término “Natividad” o “Nacimiento”. Es la fiesta para recordarnos que hace un poco más de dos mil años, nacía Jesús de Nazaret. Si bien la fecha cierta del nacimiento de Jesús es una incógnita, desde que los cristianos de la antigüedad propusieron hacerlo el 25 de diciembre se trasformó en uno de los eventos más importantes de nuestro calendario.

¿Por qué es tan importante Navidad?

En primer lugar por la relevancia del evento y la persona que recuerda. Casi todas las religiones enseñan acerca de cómo el hombre puede ascender a Dios, pero Navidad nos enseña acerca de cómo Dios mismo desciende hasta los hombres. El creador del universo, Dios, registró su visita en nuestra tierra. Y eso no puede quedar desapercibido.

En segundo lugar, Navidad es importante por la razón misma de esta visita. Los sucesos de Navidad conllevan una buena noticia: Dios viene a liberarnos de nuestra esclavitud más profunda. A rescatarnos de nuestro fracaso moral y espiritual. Si el problema más grave de la humanidad fuera económico, Dios hubiera enviado un administrador. Si fuera educativo, Dios hubiera enviado un pedagogo. Si fuera emocional, Dios hubiera enviado un terapeuta ¡Pero porque el problema más serio es espiritual, Dios envió un Salvador!

Pero la razón más crucial por la que Navidad es tan importante es por el resultado de esa tremenda visita: la posibilidad abierta y permanente de un encuentro personal con Dios. Jesús dijo: “Yo estoy a tu puerta, y llamo; si oyes mi voz y me abres, entraré en tu casa y cenaré contigo” (Apocalipsis 3:20). Y de alguna manera cada nochebuena despertamos a la expectativa de ese encuentro que cambia todo.

Nuestra generación se ha ocupado de quitar a Jesús de la Navidad. Y colocado toda una larga lista de sustitutos: ha reemplazado la expectativa del milagro por la fantasía de la magia, ha reemplazado al Niño de Belén por un señor gordo vestido de rojo, una jornada de adoración por una jornada de descontrol, una noche de paz por una noche sin dormir, una mañana de esperanza por una mañana de resaca, un tiempo de regalar generosamente por un tiempo de comprar compulsivamente.

Sin embargo hay miles que no han perdido la memoria y este fin de semana buscaremos en nuestras mesas familiares y en nuestras casas de oración experimentar una vez más la visita del cielo, y asegurarnos rendir adoración al Rey.

En el cumpleaños de Jesús, ¿en casa de quien estaremos? Esta es la propuesta de la Alameda: celebrar Navidad en Navidad. Devolver la Navidad a su Autor. Sera una celebración especial en nuestra nueva casa, donde participaremos toda la familia. No solo esperamos a los que habitualmente asisten, ¡sino muchos más! Hoy domingo a las 20hs homenajearemos a Jesús en el día de su nacimiento.

De este modo, podés venir este domingo a la noche para asegurar que tu fiesta no termine sin rendirle homenaje. Probablemente no podamos cambiar lo que hace el mundo sin Dios, pero podemos demostrar que somos hijos de Dios.

Mi oración, como pastor de esta gran comunidad, es que podamos vivir una gran fiesta, pero la verdadera fiesta solo puede ocurrir en la presencia del Salvador. Hay un regalo más grande que una gran comida, una gran salida, e incluso que un gran encuentro de familia. Y ese regalo ocurre cuando le damos el lugar que el Rey merece.

Decimos juntos: “¡Jesús toma tu lugar!”

Autor: pastor Fabián Ruiz

El secreto para una Feliz Navidad

En la primera Navidad no hubo banquete ni regalos, solo un pesebre: una cuna improvisada para un salvador esperado. Ese pesebre nos invita a renovar la pasión por Jesucristo, la devoción a Dios y la búsqueda de su presencia. Se trata de un nacimiento, una nueva oportunidad para nosotros de comprender la dimensión y el poder de su mensaje.

Es un mensaje de adoración. Los sabios de oriente viajaron por meses hacia el pesebre. Cuando llegaron a Jesús, se postraron y lo adoraron (Mateo 2:11). La cultura materialista nos enseña que la navidad es comida, pirotecnia y regalos. Pero el pesebre nos desafía a colocar a Jesús en el centro de nuestra vida ¡Es tiempo de renovar tu pasión por ese Dios que dejó el cielo para salvarte!

Es un mensaje de reconciliación. El pesebre unió en adoración a clases antagónicas: ricos y pobres, sabios y pastores (Lucas 2:16). Su mensaje nos recuerda que no es posible una feliz navidad si alrededor de la mesa hay dolorosas ausencias y familiares enfrentados. Navidad es un tiempo para reconciliarse en Jesús ¡Atrevete a hacer esa llamada, atrevete a perdonar y pedir perdón!

Es un mensaje de generosidad. Los sabios llevaron sus tesoros a Jesús: oro, incienso y mirra (Mateo 2:11). Su ofrenda nos recuerda que la felicidad no está en recibir, sino en dar ¡Atrevete a conectar a tu familia con un espíritu de amor y generosidad! Inviten a una persona que estará sola en nochebuena, compren un regalo para esa familia necesitada. El corazón que da es un corazón feliz.

Hoy es una oportunidad. Desde la Iglesia de la Alameda te invitamos este sábado 24 y domingo 25 a vivir dos celebraciones únicas. Es tiempo de vivir una Navidad en Navidad.

Autor: pastor Abel Shwab.

Una Iglesia con Propósito

APRENDIZAJES DE 15 AÑOS DE IMPLEMENTACION

En el año 2001, en el Hotel Ejercito de los Andes, de la ciudad de Mendoza se realizó por primera vez en Argentina un entrenamiento de “Una Iglesia con Propósito”. En aquel tiempo vivía y pastoreaba en una joven iglesia en el interior de la provincia de Buenos Aires. Cuando me enteré del evento, me subí a mi automovil y manejé solo, mil kilometros para participar. Nunca me arrepentiré de ese viaje.

Ese día una semilla de visión fue sembrada; que intentó florecer a veces entre los espinos de viejas tradiciones intocables, a veces entre la sola atracción por la novedad, pero en muchos casos en el corazón de iglesias que anhelaban cómo “crecer sin comprometer el mensaje” cómo proponía este nuevo autor.

Unos años después, en 2003, algunos de los ya apasionados con esto que Dios estaba haciendo, les propusimos a las iglesias a una nueva aventura llamada “Una vida con Proposito”. Mas de 800 iglesias de todas las denominaciones vivieron esta pequeña pero fascinante dosis de lo que alinear a Su iglesia con Sus propositos puede provocar.

40dcp Buenos Aires_audiencia tarde3

Agosto de 2003, Entrenamiento de 40 Dias con Proposito en el Auditorio del SITB en Buenos Aires. Ese mismo fin de semana se realizaron entrenamientos semejantes en Cordoba, Santa Fe, Mendoza y La Plata.

Muchas cosas han sucedido en estos 15 años. Aciertos y desaciertos, exitos y fallidos. Y en todo aprendizaje. ¿Que hemos aprendido?

Hemos aprendido que los propósitos de Dios para su iglesia siempre y en toda parte funcionan. El comentario de muchos, en aquellos primeros tiempos, era del tipo: “Eso funciona sólo en otros países”. Hoy, cuando veo la gente llegando a nuestras seis celebraciones en la Alameda, mas de 1500 pesonas cada fin de semana, le recuerdo a mi alma: “La Palabra de Dios es efectiva en todo lugar y ocasión”.

Hemos aprendido que cambios y parches superficiales no son suficientes. Cambiar el estilo músical de las reuniones, vestirse de otra manera al predicar, incluir un programa más en la iglesia no alcanzan. Si deseamos un avivamiento en nuestras congregaciones hará falta la valiente decisión de cambiar TODO lo que necesite ser cambiado.El primer año en la Alameda no fue fácil. Los miembros se preguntaban: “¿Qué cambios hará el nuevo pastor?” Mi respuesta fue: “Ahora no vamos a cambiar nada. Hasta que nos pongamos de acuerdo… Y cuando lo hagamos ¡Vamos a cambiar todo!” ¡Que bueno fue no perder el tiempo y hacer los cambios que había que hacer desde el comienzo! En esta conferencia te contaré como transicionar una iglesia tradicional a una iglesia con propósito manteniendo la unidad de tu congregación.

Hemos aprendido que un salto en la visión requiere siempre un salto en las estructuras. Jesús enseñó que el vino nuevo, requiere odres nuevos. Intentar transicionar a la iglesia de un modelo tradicional, a una iglesia con propósito requiere el coraje y la inteligencia para establecer nuevas maneras de organización de la iglesia. Manteniendo nuestros principios eclesiológicos pero dándoles una nueva expresión.

Hemos aprendido que si una visión es de Dios, contará con la provisión de Dios. Otro de los comentarios típicos en aquellos inicios de ICP, era del tipo: “Eso se puede hacer en Norteamérica, porque ellos tienen los dólares para hacerlo.” Si esa frase fuera cierta, serviríamos a un Dios injusto o impotente. Pero ese no es el Dios que Jesús nos reveló. Para Él hay un sólo requisito para los milagros (Y no tiene que ver con país de residencia): Fe.

IMG_5890

Mayo de 2016, Azul posa delante de la futura casa de la Alameda.

En los últimos años hemos invertido 2.5 millones de dolares, en sumar 3300 metros cuadrados de tierras en pleno centro de la ciudad y la construcción de un nuevo templo para 1500 personas, que se encuentra en su tramo final de obra. Y cada centavo vinieron de la generosidad de la familia de fe, sin otra intervención.

Pero el caso de la Alameda no es el único. En cada rincón del país se han levantado pastores apasionados con el gran mandamiento y la gran comisión que han estado escribiendo páginas de historia en sus ciudades. ¡Será bueno compartir tantas experiencias!

ba

Mayo de 2016, Un estilo alternativo y contemporaneo en Saddleback Buenos Aires.

En esta sexta edición de nuestras conferencias anuales para pastores y líderes nos acompañará el pastor Sebastian Ojeda quien hacer sólo 3 años comenzó un nuevo campus de Saddleback Church en la ciudad de Buenos Aires, para ser un módelo vivo de estos principios en la capital del país. Actualmente realizan 4 servicios cada fin de semana y en las últimas Pascuas alcanzarón su record de 800 personas de asistencia. El nos enseñará como comenzar una nueva iglesia, conectándote con la comunidad y atrayéndolos a los servicios de fin de semana.

kidsTambien su esposa Cecilia y su equipo Saddleback Kids, nos enseñarán como estos principios se aplican en la nueva generación que se levanta, cómo un programa dinámico y relevante para niños es una pieza fundamental del crecimiento.

Te animo a no venir solo. Ven con tus líderes claves de cada área. Ven y ve, que es la mejor manera de aprender.

Te esperamos.  Con calidez y humildad. Tendremos tiempos para sentarnos y conversar. Para hacer nuevas grandes amistades.

En el amor de Cristo.

Pr. Fabian Ruiz.

 

 

LA CULTURA DEL EVANGELIO

Solamente esto: procuren que su manera de vivir esté de acuerdo con el evangelio de Cristo. Así, lo mismo si voy a verlos que si no voy, quiero recibir noticias de que ustedes siguen firmes y muy unidos, luchando todos juntos por la fe del evangelio,” Filipenses 1:27 (DHH)

El avivamiento que perdura es algo más que una campaña, una experiencia asombrosa o la aplicación de ciertos programas. El avivamiento que perdura es el que provoca esos cambios de lenguaje, de hábitos y valores que afectan la comunidad para siempre. Necesitaremos algo más que una buena predicación. Deberemos orar y luchar hasta que un cambio de cultura ocurra en la comunidad de fe. Llamamos la cultura del evangelio a la matriz original del movimiento de Jesús. Esa matriz que surge del momento fundacional de esta era de gracia. Que nos queda inalterablemente registrada en la vida del Maestro, su pasión y la pasión que inmediatamente encendió en lo que llegó a ser esa primera iglesia. Que proviene una y otra vez del acontecimiento central de la cruz. La cultura del evangelio juzga, provoca y potencia a todas las culturas. Comenzando por la cultura de nuestras iglesias. Como los misionólogos nos recuerdan, debemos aprender a diferenciar lo que es “la semilla” del evangelio, de “la maceta” en la cual frecuentemente la cultivamos. Nuestras iglesias estan repletas de tradiciones o, por el contrario, novedades que no aciertan al corazón de evangelio y muchas veces lo contradicen. En muchos casos, esa cultura de la iglesia, es el principal obstáculo para el avivamiento. Necesitamos que la cultura del evangelio produzca una renovación en los hábitos, en las prioridades y el lenguaje de la iglesia para que ocurra el avivamiento. Pero hay otra cultura con la que el evangelio necesita conversar: La cultura de la comunidad y la generación a la que Dios nos ha puesto para alcanzar. No podemos simplemente repetir programas confeccionados en otras latitudes o en otros tiempos. Necesitamos leer la cultura de nuestra gente para comprender de que manera llegar a ella con el evangelio y de que manera el evangelio puede encarnarse en ella. Otra vez, he visto que la dificultad que las iglesias tienen para conversar con su generación, con las multitudes, con su barrio, representa el principal obstaculo para el avivamiento. O nos encerramos en un culto irrelevante a la cultura (Repleto de un lenguaje encriptado) o nos abrimos a la cultura, motivados por la eficacia práctica de lo que hacemos, sin evaluar como, al hacerlo, terminamos dando culto y convalidando a los dioses de este tiempo. Como verás este año, además de compartirte un sinnúmero de herramientas, programas y estrategias que en la Alameda nos han ayudado a multiplicarnos cada año, queremos ayudarte a capturar los valores que se encuentran por debajo de toda iglesia exitosa: la cultura del evangelio, la semilla que solo vos puedes plantar en tu comunidad de fe, en tu barrio, en nuestra generación. Vivir la cultura del evangelio representa la alegría de servir, la pasión por la excelencia, un compañerismo incendiario, una comunidad sana, atreverse a lo imposible, ser una y otra vez sorprendido por Dios y el placer enorme de vivir para Su gloria. Te esperamos. Pr. Fabian Ruiz

“300”- CUMBRE DE HOMBRES – PUENTE DEL INCA 2014

 PROMO-CUMBRE-2014.DETALLES
Preparandonos para ser los líderes que nuestra familia, nuestra iglesia, nuestro mundo esperan!
.
El año pasado 100 hombres dimos inicio a una nueva tradición: el encuentro de todos los hombres de la Alameda al pie de la cima mas alta de América para renovar nuestro compromiso y visión con Dios. TODOS LOS HOMBRES DE LA ALAMEDA, los que subieron el año pasado mas los que se suman, estan invitados a esta cumbre. Dios esta buscando los hombres que se atrevan a ser líderes de su pueblo en las conquistas que vienen.
Reserva la fecha ahora, Anotate ya!
.
.
.
.
.
.
.
.

La iglesia: ¿Avanza o retrocede?

avanza-o-retrocede

Un periodista celebraba, en las noticias de la mañana, el que por fin la iglesia diera pasos adelante y estuviera dispuesta a avanzar. Otro periodista del mismo programa minimizaba la noticia y aseguraba que no había que entusiasmarse demasiado: “Todavía esperamos mucho más”.

El motivo eran las declaraciones del Cardenal relator del sínodo extraordinario de obispos sobre la familia, Péter Erdö, sugiriendo una inédita percepción de la curia hacia los homosexuales.

La pregunta es: ¿Quiénes son estas personas para evaluar si la iglesia avanza o retrocede? ¿Quién los califica como evaluadores? ¿Qué saben de Teología, de la Biblia, de la pastoral? Probablemente nada. ¿Qué saben de Dios? Mucho menos.

Pero esto está sucediendo todos los días. El mundo sin Dios, marca la agenda de la iglesia y le dice qué debe hacer y qué no (A veces solo lo pretende, muchas veces lo logra). La premia o la castiga, ya sea con el aplauso desconfiado o el menoscabo total. La presidenta, la oposición, los opinólogos, los artistas, todos le dicen a la iglesia lo que tiene que hacer. El príncipe de la potestad del aire, el cual opera en lo hijos de desobediencia, se pone como árbitro y juez de la misión de la iglesia.

El problema es cuando la iglesia es domesticada por este adoctrinamiento, o engañada por su lógica, o seducida por sus recompensas y entonces adopta esta agenda del pensamiento dominante.

Algunos ejemplos relacionados con este tema en particular.

Hace unos años, en un encuentro de iglesias de mi denominación, tuvimos que escuchar la disertación a una oradora repitiendo el discurso de uno de esos talleres organizados por el estado, advirtiéndonos que la familia, tal y como la conocimos, ya no existe; de modo que ya no podemos presentar el modelo de un papá, una mamá y un par de niños como símbolo de una familia. Observación: Nadie desconoce la realidad de la fragmentación familiar, pero esto no hace más que reforzar nuestra tarea de mostrar más acentuadamente el ideal cristiano.

Hace unos meses, leyendo una revista, encuentro un artículo escrito por un profesor influyente de nuestro seminario teológico, discutiendo el tema de la masculinidad. Interesado por alguna buena definición, encuentro asombrado esta conclusión: “¿Qué es entonces lo específicamente masculino? Quizás a estas alturas, la pregunta ya no es pertinente.” Observación: En medio de este tiempo de inédita confusión, definir y comunicar una y otra vez la esencia de la masculinidad creada por Dios no solo es pertinente sino indispensable. Dejar el concepto de masculinidad vacío de contenido diferencial es funcional a la confusión provocada por la propaganda transgénero.

Hace unos días, en otro evento cristiano, me comentan que una oradora comenzó su disertación acerca de sexualidad repitiendo el estribillo de la ideología de género: “El género es una construcción social”. Observación: El problema es que ese estribillo es el final de una canción donde se disocia de manera absoluta el sexo del género, disolviendo el evidente y maravilloso diseño dual (masculino y femenino) de Dios para la sexualidad, que no solo se expresa en los cromosomas y en las hormonas sino también en la esencia diferente del alma de un hombre y de una mujer.

Soy consciente que todo el andamiaje de las ciencias sociales dominantes en la actualidad (Desde Simone de Beauvoir hasta la LGBT) contradice mi perspectiva. Pero para eso soy libre en Cristo: para desafiarlas, y de manera intelectualmente honesta luchar por alcanzar la verdad.

No pretendo que todos mis hermanos en la fe concuerden conmigo en mis convicciones. En todo caso necesitamos espacios de conversación donde pastores y terapeutas cristianos podamos compartir aprendizajes y así crecer hacia nuevas miradas. Lo que ruego es que no repitamos como loros la agenda de un mundo sin Dios.

Tampoco admito que la discusión lleve a una supuesta confrontación entre ciencia y fe. Porque esa no es la confrontación. No se trata de negar el método científico sino de depurarlo de prejuicios ateos. La confrontación es entre una ciencia de personas informadas por el padre de mentira y una ciencia de personas informadas por el Espíritu Santo.

La iglesia no avanza con la agenda que aplaude el mundo sin Cristo, sino que avanza con la agenda que aplaude Dios. Educando la próxima generación en el temor de Dios, luchando contra el abuso sexual infantil, preparando a los jóvenes para la pureza, rescatando a mujeres explotadas y a hombres adictos, empoderando a hombres y mujeres embebidos de un amor sacrificial para ser líderes de la comunidad, fortaleciendo los matrimonios, rescatando a las víctimas de una sexualidad no deseada, afectando las estructuras de injusticia por medio de la solidaridad y la compasión. Y todo esto gracias al único relato redentor, el evangelio; y al único y suficiente Salvador, Jesucristo.

“No vivan según el modelo de este mundo. Mejor dejen que Dios cambie su vida con una nueva manera de pensar. Así podrán saber lo que Dios quiere para ustedes y también lo que es bueno, perfecto y agradable a él.” Romanos 12:2 (PDT)

Pr. Fabián Ruiz