Siempre me ha impactado la vida de los grandes personajes de la historia. Esos hombres que lucharon por transformar su entorno, que dejaron un legado, esas personas gracias a quienes el mundo es un lugar diferente y mejor. Me apasiona discernir los principios que movilizaron sus vidas para aplicarlos a la mía.

Cuando observo a esas personas veo visión, veo amor y entrega por una misión. Pero dentro de toda esa batería de virtudes, observo una que es común a todos ellos: fueron hombres y mujeres que vieron el final desde el principio ¿Qué significa ver el final desde el principio? Significa tener la capacidad de ver el final deseado de nuestra vida, cuando apenas estamos comenzándola. Significa ver el edificio completo, con solo tener bocetado el plano. Ser hombres como Belgrano y San Martín, que vieron una américa soberana y libre décadas antes de librar la primera batalla. Ser un hombre como Mandela, que se vió liderando una nación, libre de la opresión y la desigualdad, aun estando preso en la celda más oscura. Ser como el Apóstol Pablo, quien vió el mundo iluminado por el Evangelio desde el primer día en que Dios visitó su vida. Ver el fin desde el principio significa tomar lápiz y papel, y comenzar hoy mismo a escribir con pasión y entrega la vida que anhelamos lograr.

Quizá estas palabras nunca lleguen a ser más oportunas que hoy, que estamos a punto de terminar un año. Este es un tiempo de balance y proyección. Es momento de dejar de lamentarte por lo que no hiciste, levantarte y comenzar a escribir el 2017 que deseas conquistar para tu vida, para tu familia, para cada uno de tus proyectos, para tu servicio a Dios.

Te propongo que durante los últimos días del año, hagas lo siguiente: piensa en el 2017 como si fuera el último año de tu vida. Piensa en 2017 como la última oportunidad de librar esas batallas que tenés por delante. Ese ejercicio te ayudará a evitar batallas absurdas, esa eterna tendencia humana a dedicar horas de nuestra vida a actividades carentes de sentido. Te ayudará a decirle “no” a lo urgente, y comenzar de decirle “si” a lo vital y trascendente para tu proyecto de vida.

¿Qué clase de persona deseas llegar a ser? ¿Cuál es tu próximo desafío de madurez por concretar este 2017? ¿Qué clase de familia deseas construir? ¿Qué proyectos estas postergando y necesitas comenzar este año?

No hay mejor lugar para terminar y comenzar un año que la Casa de Dios. La Biblia dice “encomienda al Señor tu camino, confía en Él  y Él actuará” (Salmo 37:5). Nadie está más interesado que Dios en regalarte un gran y maravilloso año, un puente para comenzar a vivir una aventura maravillosa. Aférrate a Él con todo tu corazón, y comienza junto a Él cada año.

Desde la Iglesia de la Alameda te invitamos este sábado 31 y domingo 1 a vivir dos celebraciones únicas. Es tiempo de desafiarnos, es tiempo de recorrer un Puente al Futuro.

Autor: pastor Abel Shwab.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s