Simplifique su ministerio

00118.MTS_snapshot_03.36_[2011.09.09_09.32.40].sml. jpg​”POR CUANTO UN número tan inmenso de hombres de fe nos contempla desde las graderías, despojémonos de cualquier cosa que nos reste agilidad o nos detenga, especialmente de esos pecados que con tanta facilidad se nos enredan en los pies y nos hacen caer, y corramos con paciencia la carrera en que Dios nos ha permitido competir.”  Hebreos 12:1 (BAD)

Nuestro problema frecuentemente como pastores, no es que no hacemos lo suficiente, sino que hacemos demasiado. Demasiadas cosas que Dios no nos pidió. Cosas que hacemos por satisfacer a otros, cosas que hacemos por satisfacernos a nosotros mismos, cosas que hacemos para apagar la culpa, cosas que manda la organización, cosas que todo el mundo hace y nadie se pregunta ¿Por qué?

Empezar, llevar y terminar bien la carrera ministerial requiere limpiar nuestra agenda diaria de lo que sobra, pesa y estorba.

Esto comienza con tomar en serio esos “pequeños pecados” que toleramos en nuestras vidas. Que enferman el corazón, ensucian la mente y perjudican tu cuerpo.  Los cordones de tus zapatos son pequeños e indavertidos, pero si andas con los ellos desatados tienes grandes posiblidades de terminar de boca contra el piso. Son pequeños pecados, pero “¡con tanta facilidad se nos enredan en los pies y nos hacen caer!”

Pero no se trata solo de eliminar pecados, se trata de eliminar tambien el lastre de cosas que no deberíamos estar haciendo. En Hechos capitulo 6, los lideres de la iglesia se encontraron presionados a responder ante la realidad de necesidades insatisfechas en la congregación. Para bendición de todos los que hoy sentimos esas mismas presiones, ellos tuvieron la fe y el coraje para no dejarse llevar ni por la culpa, ni por la condescendencia. Llevados por el Espiritu dijeron:

“—Nuestro deber principal es anunciar el mensaje de Dios, así que no está bien que nos dediquemos a repartir el dinero y la comida. Elijan con cuidado a siete hombres, para que se encarguen de ese trabajo. Tienen que ser personas en las que todos ustedes confíen, que hagan lo bueno y sean muy sabios, y que tengan el poder del Espíritu Santo. Nosotros nos dedicaremos entonces a servir a Dios por medio de la oración, y a anunciar el mensaje de salvación.”  Hechos 6:2-4 (TLA)

Resumamos algunas verdades:

  • No esta bien que usted haga todo. No ayuda sino perjudica al cuerpo de Cristo.
  • No es tarea de los pastores la administración de cosas materiales.
  • El cuidado de la congregación es una tarea compartida, no exclusiva tarea del pastor.
  • El cuerpo de Cristo dispone de personas llenas del Espiritu para satisfacer cada necesidad.
  • Una de las tareas de los pastores es habilitar a otros al ministerio.
  • El pastor debe dedicarse a ORAR buscando la dirección de Dios y a PREDICAR el mensaje de Cristo.

ORAR. ¿Define esta tarea su enfoque ministerial?

PREDICAR. ¿Dispone el tiempo semanal para preparar para su gente un mensaje que glorifique el evangelio de Jesús?

ORAR y PREDICAR. Esa es nuestra tarea. Lo demás, como se dice en la jerga del boxeo: “segundos afuera”.

Tan simple, tan liberador.

Fabian Ruiz

 

Anuncios

5 comentarios en “Simplifique su ministerio

  1. Excelente como todo lo que hace nuestra iglesia donde hay lugar para que gente de toda edad pueda servir y capacitarse donde estan contenidos Nuestros niños, jóvenes, adultos y ancianos gracias a Dios por nuestros pastores!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s